Novedades
LA UNIVERSALIDAD DE LOS PRINCIPIOS DE PROTECCION AMBIENTAL

Wilfredo Palomino Ponce, PhD
Papel presentado durante el XI Encuentro Científico Internacional (ECI-04)
(Universidad Nacional Cayetano Heredia)
wpalomino123@aol.com
Lima, 4 de Enero de 2004.

Abstracto

El desafío mas importante de la humanidad para resolver los problemas del mundo de hoy es el desarrollo sostenido. Desarrollo sostenido significa satisfacer las necesidades humanas de hoy sin comprometer la habilidad de las generaciones futuras a satisfacer sus propias necesidades (WCED, 1987). Los recursos naturales de la tierra son limitados y están siendo usados desproporcionadamente por un pequeño grupo de la población en los países industriales, principalmente los Estados Unidos (EEUU). Este consumo y distribución desigual de la riqueza ha generado un sistema de injusticia generacional en los propios países ricos y una crisis crónica en los países pobres donde operan sus corporaciones multinacionales (CMNs). Algunos expertos sostienen que para que el mundo mantenga el nivel y estilo de vida de los países industrializados con la tecnología de hoy día, se necesitarán dos planetas tierra (Wackernal y Rees, 1996), pero como esto no es posible se podría aliviar la crisis con el uso de tecnologías que sean 4 veces mas eficientes que las actuales (Hawken et. al, 1999). Otra propuesta es la reducción drástica del uso de recursos (energía, agricultura, agua, minerales, etc.) Partiendo de esta realidad global, se puede evaluar los aspectos más importantes de la realidad ambiental en el Perú, pero siempre ligado a la situación económica y social del país. Solo de esa manera se podrá satisfacer los requerimientos del desarrollo sostenido.

Introducción

La industrialización en general (en el Perú la minería), tiene influencia fundamental en los tres aspectos indispensables del desarrollo: la calidad del medio ambiente, la economía y el desarrollo social. Una sociedad con desarrollo sostenido debe ser una sociedad justa a nivel local, nacional e internacional (Middleton and O'Keefe, 2001). La dimensión social es crítica porque una sociedad injusta no será capaz de tener un desarrollo sostenido ni resolver los problemas del medio ambiente y la economía. La noción de justicia se demuestra en las reacciones del mundo contra las prácticas de depredación del medio ambiente por parte de las compañías petroleras en África y Latinoamérica (Adeola, 2000), en las actividades de las compañías biotecnológicas (Smith, 1999), en las actividades de las corporaciones mineras en países pobres como el Perú que se encuentran entrampados en el camino tortuoso de la "globalización" sometidos al "imperialismo ecológico" (Adeola, 2000).

Medio ambiente y justicia social

En años recientes se viene demostrando que la calidad del medio ambiente esta intrínsicamente ligado a la igualdad humana, esto se puede observar en los siguientes hechos:

  1. En cualquier lugar del mundo donde hay degradación ambiental, hay injusticia y violación de los derechos constitucionales. Países con salarios justos y con derechos civiles, tienen mejor calidad ambiental (baja concentración de contaminantes en el aire, agua y mejores servicios sanitarios) que los países con bajos salarios, donde los derechos civiles son conculcados y existen altas tasas de analfabetismo (Torras & Boyce, 1998). Por ejemplo, un estudio de los 50 estados de EEUU demostró que los estados con menos distribución de poder y equidad (baja participación electoral, bajos salarios y menores niveles educacionales), tenían mas contaminación ambiental, mayores niveles de mortalidad infantil y muertes prematuras (Torras & Boyce, 1998). Simultáneamente, una investigación objetiva sobre justicia ambiental en Perú deberá exponer el papel de las CMNs y consorcios mineros nacionales que operan en casi el 75% del territorio nacional. Evaluaciones preliminares revelan serios impactos a la salud humana y el medio ambiente: en Yanacocha (contaminación del agua), Choropampa (derrame de 150 kilos de mercurio), Ilo (contaminación del aire, agua y sedimentos), La Oroya (impacto al suelo, aire, agua y sedimentos), Marcona (suelos y agua), Camisea (riesgos ecológicos), Bayovar (agua), Julcani (suelos y agua), etc.

  2. A nivel mundial la contaminación ambiental recae desproporcionadamente sobre los sectores mas oprimidos de la sociedad, entre ellos los trabajadores de las industrias, desempleados y subempleados, mujeres, niños y los emigrantes (Johnston, 1994, p11). Mientras que los sectores burgueses de la sociedad (la llamada clase política) aseguran que sus hijos respiren aire puro, habiten en viviendas cómodas y tomen agua limpia, los pobres no pueden evitar respirar aire con altos niveles de dióxido de carbono emitidos de chimeneas y vehículos, vivir cerca a plantas industriales, incineradores de basura y vertedores de desechos tóxicos. En el Perú las inmensas ganancias acumuladas por las CMNs fueron facilitadas por las políticas económicas neoliberales de los gobiernos de turno que les permite operar con métodos de producción no sostenidos. El resultado es el alto costo ecológico y social (especialmente los costos de salud), los altos niveles de contaminación, gran explotación de los recursos naturales, menos protección para los trabajadores y una masiva dislocación social y cultural. Es necesario resaltar que desde los tiempos de los conquistadores que vinieron por oro hasta las CMNs de hoy, los campesinos (muchos de ellos proletarizados) trabajan y viven en campamentos mineros situados cerca a minas, como resultado la probabilidad que ellos beban agua y respiren aire contaminados con metales tóxicos es muy alta. Esto también ocurre con los pobres de la ciudades mineras y metalúrgicas (La Oroya, Cerro de Pasco, Ilo, Piura, etc.) quienes están potencialmente expuestos a niveles altos de contaminación, los grados de mortalidad infantil y las enfermedades asociadas a componentes químicos utilizados en la labor minera son claros indicadores que esto esta ocurriendo.

  3. Históricamente las CMNs instalan sus industrias en áreas que ofrecen menor resistencia política. Esto es verdad en los EEUU, Europa y el resto del mundo. En EEUU, el reporte preparado en 1984 por los consultores Cerrel Associates para el Estado de California "recomienda que las industrias y los residuos tóxicos que emanan se localicen en lugares cuyos niveles socio-económicos sean bajos" porque esas comunidades tienen menos posibilidad de ofrecer resistencia política (Roque, 1993, p25-28), pero la resistencia de las masas a esa política ambiental cambio el rumbo de la historia. A mediados de los 80s, las masas de negros y latinos se organizaron y formaron coaliciones en diferentes estados para expulsar a las industrias generadoras de sustancias tóxicas en sus comunidades. El gobierno, a través de USEPA tuvo que intervenir. Una investigación del Congreso (Government Accounting Office) concluyó que la mayoría de los vertederos de residuos químicos del sur-este norteamericano estaban ubicadas en comunidades negras. Otro estudio publicado por la revista National Law Journal reportó que la limpieza de los sitios tóxicos abandonados (Superfund Sites) en lugares donde viven negros, tenía un retraso del 12%-42% que los sitios ubicados en comunidades blancas, además la multas por violaciones de las leyes ambiental en zonas negras y latinas eran comparativamente una sétima parte de las multas aplicadas en comunidades blancas, US$ 55,318 vs. US $335,566 (Lavéis ana Chile, 1992, p2-12).
    D. Gracias a la globalización la economía mundial en los 90s (liderado por EEUU), tuvo uno de los crecimientos más grandes y prolongados de la historia. EEUU creció 4% del 97 al 99, esto se debió principalmente a las innovaciones en telecomunicaciones, transportación y producción tecnológica. Para capturar gran parte del mercado mundial, las corporaciones multinacionales y las industrias domesticas de alta tecnología (alimentos, petroleras y mineras) se expandieron y transfirieron sus operaciones a los países pobres del planeta, imponiendo a países productores de materias primas "tratados de libre comercio" y políticas neoliberales a través de dictaduras. El crecimiento de EEUU solo fue frenado por los eventos del 11 de Septiembre de 2001, cuyo resultado fue una recesión de la economía de es país y como subproducto se llevó abajo a toda la economía latinoamericana (Argentina, Bolivia, República Dominicana, etc.) Esta situación les obliga a una reestructuración global de sus actividades económicas que principalmente consiste en no aumentar los precios ni la producción sino reducir los gastos de producción

Papel de las corporaciones multinacionales (CMNs)

A principios de los 90's había en el mundo aproximadamente 37,000 corporaciones transnacionales con un capital total de 2 trillones de dólares. A mediados del 90, algunas CMNs se fusionaron para competir mejor y controlar los mercados mundiales (ExxonMobil, Chrysler-Dammer, etc.). Las CMNs, están asociados a la deforestación, derrame de petróleos, destrucción de especies, degradación del aire y el agua, reducción de la capa de ozono, calentamiento global y cambios climáticos. Se les atribuye la responsabilidad de las grandes catástrofes ocurridas contra el medio ambiente, estos hechos deben estar claros a pesar de su nuevo lenguaje y sofisticados anuncios, tales como "minería limpia y moderna, acción social e ingeniería verde. " La minería moderna y limpia" no existe en ninguna parte del mundo, solo existen heridas profundas de pueblos mineros abandonados por CMNs. Las CMNs traen consigo riesgos a la salud humana, la agricultura, y los animales en lugares distantes donde la población no puede defenderse. CMNs en el mundo se han convertido en los principales protagonistas de la política y el poder, muchas veces a través de sobornos a políticos y miembros del poder judicial con quienes negocian sus ganancias a espaldas de la población (Scovazzi and Treves 1992, 25). En el Perú tenemos un caso singular, el responsable de hacer cumplir la ley ambiental (Ministro de Energía y Minas 2004) es nada menos que un ex-abogado de la CMN Southern Peru Copper Corporation. Y así a largo de nuestra historia, las CMNs han influido las políticas internas y externas del Estado, excluyendo a la población civil. A pesar de esa dura realidad, como subproducto de la globalización, estos últimos años la educación ambiental de la población va mejorando, y esto se traduce en la resistencia a la voracidad depredadora de las CMNs. El pueblo va tomando sus destinos en sus propias manos, la reciente derrota de la CMN Manhattan Mining por el pueblo de Tambogrande es un buen ejemplo.

MNCs usan los ríos como lagunas artificiales para descargar desechos químicos, desnudan grandes zonas verdes, explotan minerales en pueblos andinos y las abandonan sin importarles la restauración de los lugares depredados. restauración de los lugares depredados. Las MNCs "hacen desaparecer las protecciones vitales a la salud, seguridad y el medio ambiente adquiridos con ardua lucha por los trabajadores en todo el planeta en estos últimos años" (Nader, U.S. Multinationals Abroad, 1993, I). Las CMNs en Perú ya han adquirido poderes autocráticos y es muy difícil confrontarlos a no ser que el pueblo se organiza y defienda sus intereses, de lo contrario seguirán contaminando el medio ambiente por largos años. Para competir internacionalmente, las CMNs se asientan en lugares donde los costos operativos son mínimos, reducidos gastos en seguridad y salud, están enfocados mas en "comercio" que en medio ambiente, en ganancias que en la seguridad de los trabajadores, en medidas voluntarias o consultivas en lugar de cumplir obligaciones y mandatos legales. En La Oroya, por ejemplo, una CMN se niega a instalar 2 plantas de recuperación de SO2 que son cruciales para proteger la salud de la población, a la CMN le interesa más abocarse a labores de ayuda social y relaciones públicas. Las CMNs sostienen que la "autorregulación es mejor", piden "menos intervención del gobierno", proclaman poseer prácticas ambientales "muy rigurosas" que las del Estado. A cualquier intento tímido del gobierno peruano para cambiar las leyes, amenazan que tales medidas "ahuyentará a los inversionistas" y "creara inestabilidad". Ambos argumentos son completamente falsos.

Costos de salud vs. ganancias exorbitantes

A pesar de que es verdad que se necesita más investigación para definir y cuantificar los impactos de la contaminación ambiental sobre la salud humana, esta demostrado que el medio ambiente exacerba la condición de ciertas enfermedades pediátricas crónicas. Landrihgan et. al (2002) estima que se han gastado US$54.9 mil millones por año debido a enfermedades asociadas con la contaminación química, 30% para el asma, 5% para cáncer, y 10% para enfermedades neurológicas como la dislexia, desordenes de atención, autismo, y reducción de inteligencia y el resto para otras enfermedades. Los efectos del plomo sobre el desarrollo del cerebro (daños neurológicos) cubre 43.4 mil millones, asma y cáncer 2.5 mil millones, y otros neurológicos 9 mil millones (Landrigan 2000). Estos cálculos contradicen el argumento de los "altos costos" para implementar programas de protección ambiental. Los costos de la salud debido a la contaminación son del reporte "Costos de los efectos relacionados al medio ambiente, Instituto de medicina, 1981, a cargo del premio Nóbel de economía Kenneth Arrow, quien aplicó el mismo método usado para calcular las enfermedades ocupacionales de los trabajadores en EEUU (Leigh JP, Markowitz, Fahs. 1997) Solo la prohibición del uso de gasolina con plomo en el mercado de EEUU, ha dado como resultado en el aumento del cociente de inteligencia en los niños creando un aumento en la productividad nacional de US$213 mil millones. No se han incluido en este estudio los costos estimados por el dolor y sufrimiento (Ladrigan PJ, 2002)

En el Perú no se ha realizado un similar, pero se anticipa que los costos a la salud sean altísimos. Perú es el segundo productor más grande de plata en el mundo, el cuarto en zinc, quinto en cobre y octavo en oro, pero nuestros indicadores de pobreza solo reportan incrementos. ¿Porque? Porque el pueblo no se beneficia de las ganancias producidas por la explotación de sus recursos naturales, las ganancias se la llevan las CMNs y consorcios nacionales son exorbitantes. Las CMNs mineras solo pagan al Perú un promedio de US$0.69 por cada US$100 que se llevan! El total del llamado Canon minero desde 1996 al presente apenas llega a US$38 millones (Banco Central de Reserva del Perú). El año 2000 la Southern Peru Corporation solo pagó $360 mil por Canon, pese a que sus ventas sobrepasaron los 600 millones de dólares, es decir un 0.06%! Se estima que esta CMN emite al aire (respirado por los pobladores de Ilo-Perú) un millón ciento cuarenta mil toneladas anuales de dióxido de azufre (SO2) cuya concentración está por encima de los niveles máximos permitidos por leyes ambientales nacionales e internacionales. SO2 causa serios problemas respiratorios en los humanos y empeora las enfermedades al corazón y pulmón (USEPA, 10/10/03 en www.epa.gov).

En 2002, la CMN Newton de Denver-Colorado que explota el oro en Yanacocha tuvo un ingreso de US$723 millones, mientras que pagó solo US$9.3 millones (1.28%) como impuesto total a la producción (regalías), descontando todos los costos de producción, seguros, exploración e impuestos, se llevaron del Perú mas de US$431 millones. En 2003, sus ganancias fueron aún mayores porque el precio del oro se ha incrementado de US$310/onza (2002) a US$400/onza (2003).

Otra es la Barrick (opera en Ancash, Pierina y Alto Chicama). De acuerdo a sus propias publicaciones esta CMN reportó ganancias de su mina de Ancash $80/onza en 2002 y en su nueva mina de oro en Alto Chicama $125/onza, como se ve los márgenes de ganancia también son enormes. Otro consorcio minero que explota en asociación con CMNs es el Grupo Benavides dueño de 4 minas, dos de oro y dos de plata. Este grupo no publica sus operaciones y ganancias, pero se sabe que ocupa uno de los primeros lugares en contaminar el medio ambiente.
La mina de plata "Tentadora-Julcani" (alturas de Lircay, este de Lima) ha arrojado largas cantidades de desechos y relaves con altas concentraciones de metales tóxicos y VOCs al río Lircay y su principal formador, el río Opamayo. Los peces y crustáceos han desaparecido por completo de estos ríos, hasta ahora el gobierno se hace de la vista gorda. Otro río afectado es el Tambo, en el valle del mismo nombre, donde en Noviembre de 2003 aparecieron muertos (envenenados con sustancias tóxicas) cinco toneladas de trucha y camarón. Una cooperativa azucarera es la posible causante de este crimen ecológico.

El gobierno se irroga del total de las exportaciones del país en 2003, principalmente de las CMNs mineras, que bordean los US$8,000 millones, pero no dice nada sobre los costos asociados a la salud del pueblo y los impactos al medio ambiente.


Participación de la comunidad

La participación de la comunidad en los planes industriales de nuestro país es vital para el desarrollo sostenido. El pueblo tiene el derecho a informarse de todas las actividades que le afecta. La comunidad no solo debe tener un "lugar en la mesa" de negociaciones, sino también deben tener un papel determinante en las decisiones económicas y ambientales que afectan a sus comunidades (Cynthia Hamilton, 19941). Para conseguir este objetivo se debe contar con los elementos necesarios para vencer los obstáculos estructurales de nuestro país (acceso a la información, participación política, conocimiento científico, asesoría legal y una sólida organización). Muchos creen que la depredación del medio ambiente se debe solo al abandono del gobierno en salvaguardar los intereses de las comunidades afectadas, eso solo es parte del problema, lo mas importante son las organizaciones de masa para influir en las decisiones, no permitir que otros (ONGs ni el gobierno hablen y decidan por ellos), demandar al gobierno y CMNs una información factual desde el inicio (antes de los estudios de impacto ambiental o de factibilidad), trabajar con una variedad de grupos y agencias del gobierno sobre bases científicas y estar envueltos en todas las fases importantes del proyecto (evaluación, planificación, implementación, clausura y cierre), y a través de este proceso llegar a ser parte de la vida política, económica y cultural de nuestro país. El Perú debe promover e institucionalizar la participación de la población. El papel del gobierno también es la de establecer leyes protectivas de la salud humana y el medio ambiente garantizando la participación.

Recomendaciones y conclusiones:

  1. Promover y garantizar la participación de la comunidad en las decisiones sobre proyectos que tengan impacto potencial a la salud humana y el medio ambiente. En el nuevo milenio el pueblo debe organizarse para cambiar el curso de la historia, no solo llegando a ser parte de la "tabla de negociaciones", sino superando los tremendos obstáculos, que les permita tomar el control de las decisiones finales.

  2. Reforma de la legislación minera en Perú, en especial la legislación tributaria, imponiendo impuestos justos a las CMNs y otros consorcios nacionales y extranjeras que explotan los recursos naturales.

  3. Creación de la Agencia de Protección Ambiental del Perú que realmente proteja la salud humana y el medio ambiente. Esta Agencia se encargaría de desarrollar normas modernas basadas en ciencia y tecnología de punta. Publicar guías y regulaciones obligatorias, imponer multas y sanciones a los violadores del medio ambiente. Para esta última labor se podría entrenar a miembros de las fuerzas armadas (sector improductivo de la sociedad) como lo viene haciendo países como India y otros en Europa. El Ministerio de Minas y las CMNs no deben ser parte y juez en las decisiones sobre el medio ambiente. La situación critica del medio ambiente en el país, demuestra que los PAMA (Programa de adecuación medioambiental) no han cumplido con su tarea de proteger la salud del pueblo peruano.

  4. Participación de la comunidad desde las etapas iniciales del proyecto industrial (antes del estudio de impacto ambiental), monitoreo del diseño, construcción, operación, descontaminación, y cierre de los proyectos industriales. El monitoreo se debe dar a nivel local (municipalidades), regional y nacional.

  5. Restauración y acción correctiva de los medios (suelos, agua y aire) afectados, incluyendo la atención médica e reparaciones que deben ser pagadas a las familias afectadas por las CMNs y compañías responsables.

  6. Investigación ambiental a nivel nacional del impacto causado por la industria peruana, fundamentalmente la minera, incluyendo los impactos a la salud de la población, a los animales y la agricultura. El Estado peruano debe asumir la responsabilidad legal de ordenar a las CMNs y empresas peruanas responsables, asumir los costos de descontaminación y restauración de las áreas impactadas (similar al Programa Super fondo de EEUU), además debe ordenar el pago de un adecuado tratamiento médico a los afectados y las indemnizaciones correspondientes de acuerdo a las leyes ambientales internacionales, multilaterales y tratados bilaterales. Un precedente importante es la reciente decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York (Comunidad Lago Agrio-Ecuador vs. Chevron Texaco): resoluciones de los juzgados de otros países con respecto a multas, indemnizaciones y acciones correctivas serán validas ante la justicia norteamericana (The New York Times, 23 de Octubre de 2003). Es decir las victimas de las multinacionales en Perú (e.g., Choropampa, Camisea, amazonía, etc.), luego de conseguir una resolución favorable ante la justicia peruana, se asegurarían que también las CMNs paguen por sus delitos ordenados por cortes norteamericanas.

  7. Promover y dar fondos a las universidades del país para realizar investigaciones sobre el medio ambiente y desarrollo sostenido.

  8. Educación del pueblo, particularmente la juventud, sobre la universalidad y los principios del medio ambiente.


Literatura citada

Adeola, FO, 2000, "Cross national environmental justice and human rights issues- A review of evidence in the developing world", American Behavioral Scientist, vol 43 (4), pp 686-706
World Commission on Environment and Development ((WCED), 1987:43.
Torras & Boyce, 1988, "Income, inequality and pollution," Ecological Economics, vol. 25, pp147-60
Hawken, P., and Lovins, Natural Capital, Little, Brown and Co., Boston, 1999.
Commonwealth of Massachusetts, 2000, "Draft EJ Policy, Boston"
Roque, J (1993) 'Environmental equity: reducing risks for all communities,' Review of EPA report, Environment, vol 35, pp25-28.
Lavelle and Coyle, 1992, p2-12)
Landrigan, 2000 PJ. Environmental pollution diseases in American children Env. Health Perspectives 110:721-728
Lavelle & Coyle, M, 1992, National Law Journal, 21 September.
Middleton, N and O'Keefe, P, 2001, Redefining Sustainable Development, London
Leigh JP, Markowitz, Fahs 1997. Costs of occupational injuries and diseases Arch Intern Med 157:1557-1568.
United States General Accounting Office, Sitting of Hazardous Waste Landfills and Their Correlation with Racial and Economic Status of Surrounding Communities, DC 1993
Wackernagel, M and Rees, W (1966), Our Ecological Footprint, New Society Publishers, Gabriola Islands, BC
Cynthia Hamilton, Coping with Industrial Exploitation, EJ Resource Center, Atlanta 1994
Scovazzi and Treves 1992, Multinationals in the Developing World, 25
Palomino, W. (1996) "Environmental Justice Ranking of RCRA Sites", EPA, Region 2



Febrero del 2004:

· ARBITRAJE MANHATTAN MINERALS CORP.
· LA UNIVERSALIDAD DE LOS PRINCIPIOS DE PROTECCION AMBIENTAL
· WILLANAKUY – Boletín Informativo de CONACAMI PERÚ
· INVESTIGACIÓN EN RED SOBRE ORGANIZACIÓN E INSTITUCIONALIDAD EN LA MPE Y ARTESANAL EN AMÉRICA LATINA
· PRIVATIZACIÓN EN EL PERÚ: BAYOVAR
· CONTAMINACIÓN EN LA OROYA – PERÚ

ekamolle@ekamolle.org / Contactanos